Una familia que dejó huellas profundas.

Era una época más conservadora que la que vivimos hoy en nuestro pueblo. Hace poco menos de cien años atrás el primer impuso del pueblo estaba dado por tres aspectos: el económico, el educacional y el religioso.

srita-marta-marcan-parada-y-amiga

Por eso cuando comenzaron los primeros loteos en esta zona, allá por el año 1908, era necesario que el tren pasara por el pueblo para que se desarrollara económica y poblacionalmente. Para esto, el propio Dr. Bonzi donó las tierras para construir la estación, como bien sabemos. Pero además donó el terreno para la construcción de una iglesia y casa parroquial y escuela, aunque la escuela no se instaló en sus terrenos.

Para poder hablar del crecimiento del catolicismo en Aldo Bonzi, hay que comenzar por mencionar a una bien posicionada familia que se instaló a principios del siglo XX en el pueblo: la familia Marcan. Francisco Marcan vino a Bonzi junto a su esposa Magdalena Melvielle y sus dos hijas, una de ellas murió muy joven y la otra permaneció soltera, se llamaba Martha Matilde. Vino con ellos también la hermana de Francisco, la señorita Constancia.

la-parroquia-con-modificaciones-fines-decada-del-20

Francisco abrió las puertas de un emblemático comercio que continúa hasta nuestros días: la panadería La Francesa, que a pesar de cambiar de propietarios con el paso de los años, siempre mantuvo su nombre original.

Martha y Constancia se abocaron fuertemente a propagar la religión católica apostólica y fue la familia Marcan la que discutió con el propio doctor Bonzi para construir la iglesia en la intersección de las calles Lino Lagos y José Alico. Bonzi quería que estuviera en un predio frente a la plaza. Sabemos bien que decisión triunfó.

Fue precisamente en las instalaciones de la propia panadería, algún día en septiembre de 1916, donde se realizó la recepción de las autoridades que concurrieron a la colocación de la piedra fundamental de la Parroquia Nuestra Señora de las Gracias (se inauguró al año siguiente. Inicialmente fuer un Oratorio y luego una Capilla). Entre las autoridades que estuvieron presentes se destacaba Monseñor Santiago Copello, en ese entonces secretario general del Obispado de La Plata, que había sido invitado especialmente. Pero las señoritas Marcan se habían olvidado de un pequeño detalle y no habían invitado a Bonzi, lo cual representaba una descortesía absoluta, siendo él quien había donado las tierras para la Iglesia. Finalmente, en medio de la fiesta se hizo presente el Doctor Aldo Bonzi con su capataz, Sardetti, visita inesperada que avergonzó a las señoritas.

la-primera-parroquia-1917

Lo destacable de la familia Marcan, principalmente de las señoritas (se las recuerda como las señoritas Marcan porque ambas se mantuvieron solteras), es que contribuyó moral y económicamente a la construcción de la parroquia.

Uno de sus aportes tenía que ver con la recolección de fondos. “Las dádivas más valiosas serán inscriptas en una lápida de mármol y durante veinte años se celebrará una Misa de agradecimiento de sus generosos donantes”, decía el folleto entregado a los pueblerinos para la construcción, años más tarde, de la Capilla, con fecha 8 de agosto de 1921. El folleto además decía: “Nos, propiciarán las más privilegiadas gracias celestiales impartimos de todo corazón la bendición apostólica a cuantos contribuyan a la construcción de la Iglesia y Colegio Parroquial del Pueblo Aldo Bonzi”.

En el salón parroquial, las señoritas dictaban clases de catecismo y se contactaban con las familias de altos recursos que les proveían de ropa nueva para distribuir entre niños necesitados. Como la iglesia del pueblo fue anterior a las de Tapiales y Madero, muchos chicos venían a Bonzi para formarse religiosamente y tomar su primera comunión.

Tiempo más tarde, las señoritas toman conocimiento de la situación de una veintena de religiosas de la obra Sagrada Familia de Urgel, que a raíz de la Guerra Civil Española vinieron a Argentina y carecían de alojamiento. Ante esto, Martha y Constancia ceden el inmueble ubicado en Ana María Janer y Luis Guanella. De esta manera, el 14 de febrero de 1937 se da inicio a la primera comunidad integrada por las madres Felisa Frexas, Patrocinio Barbo, Remedios Sánchez, María Masip y Elisa Rodríguez.

afiche-para-recaudar-fondos-ano-1921

“Las señoritas Cinstancia y Martha emprendieron una valiosa y esforzada labor evangelizadora, a través de la enseñanza del catolicismo y la Liturgia, donde sus ojos penetrantes de fe y caridad hacen de ellas el “alma Mater” de la obra católica en Aldo Bonzi”, palabras textuales de la vecina Dra. Elena Lucashevich, a quien agradecemos enormemente la información brindada para esta nota.

por Lic. Laura Ledesma.