¡¡ Una Perlita…La línea Nº 5¡¡

colectivo

Los barrios de La Matanza, crecieron, entre los años 40 al 60 de manera impetuosa y hasta caótica. Las necesidades de los nuevos vecinos eran de todo tipo, sobre todo en el área de los servicios que de ninguna manera fueron previstos en aquellos nuevos barrios que crecían por doquier, radicando de manera espontanea miles y miles de nuevos habitantes, en sitios que hasta no hace tanto, eran quintas luego parceladas, loteadas y ocupadas de inmediato, con humildes viviendas, mientras se iban construyendo, paulatinamente mejores construcciones.

A la par de esas mejoras particulares, también surgía la necesidad de pavimentos y transportes. Durante años, el nuevo Barrio Marina y Villa Luzuriaga, se mantuvieron íntimamente desconectados de San Justo, por falta de pavimentos, solo se accedía de uno a otro lugar, a través del Camino de Cintura o desde Ramos Mejía, pero no tenían conexión entre sí.

Es así que Barrio Marina y la Villa, eran cubiertas por colectivos de la Empresa La Cabaña y San Justo tuvo varias, sobre todo, la 96.

A principios de los años 60, finalmente se cumplió el anhelado sueño.

De la pavimentación de la calle Buenos Aires por entonces, Dr. Ignacio Arieta desde 1964, uniendo la Avenida Catamarca de San Justo con la calle Bermúdez del Barrio Marina, con lo que aquellos dos vecindarios quedaban definitivamente comunicados.

La iniciativa particular no se hizo esperar y al poco tiempo surge, fruto del emprendimiento de la familia Figueredo, una línea de colectivos con 5 viejas unidades, pintadas de marrón oscuro y a causa de su número de unidades, fue designada, como…Línea 5. Recorría toda la calle Buenos Aires, desde Villa Luzuriaga, hasta la Textil Oeste de San Justo (Foto), con singular éxito.

En verdad, no duró mucho tiempo, apenas un par de años. Merced a las dificultades de la empresa familiar y a la presión de la Empresa La Cabaña por insertarse en San Justo. Finalmente aquellos se quedarían con el emprendimiento, que se denominaría desde entonces Línea 623, con los colores azul y amarillo que eran la característica de esa empresa.

Según algunos datos de nuestro amigo A. Scartaccini, durante algún tiempo siguió funcionando con su original razón social.

Finalmente La Cabaña, afirmada en su inserción en San Justo, desplegaría un ramillete de ramales que conectan de manera increíble distintos barrios matanceros entre sí y con la Capital Federal. Sin embargo no podemos olvidar que sus inicios en San Justo, fueron a través de adquirir aquel humilde emprendimiento de la familia Figueredo, que estaría cumpliendo su cincuentenario, y a quienes aquí recordamos con el afecto de siempre. Gracias.

-Datos aportados por Flia. Figueredo

-Museo Virtual del Transporte.

-Foto: Flia. Figueredo. Archivo CEHLAM

-Por: Adolfo “Fito” Correa.