Ordenanza sobre el transito de carros tirados por bueyes. (Ordenanza Nº 7, año 1888)

traccion-a-sangre

El Honorable Consejo Deliberante sanciona lo siguiente:

 

Artículo 1.-Las tropas de carros de bueyes no podrán cruzar por los radios poblados de Ramos Mejía y San Justo, si no para descargar y recibir carga.

 

Articulo 2.-Al transitar por las calles de dichos pueblos o por los caminos del Partido, llevarán la derecha y dejarán pasar como lo hacen los carruajes.

 

Artículo 3.-No podrán dejarse los carros solos en marcha ni sus conductores podrán ir durmiendo.

 

Articulo 4.-Al pararse en los caminos o en las calles ocuparán el lado derecho, no pudiendo en ningún caso detenerse en medio del camino, no obstruir el transito.

 

Artículo 5.-Todo carro viajando de noche llevará su farol encendido adelante o en el costado derecho.

 

Artículo 6.-Los carros que circulen por San Justo, Ramos Mejía, Camino Real de San Justo y macadam desde el límite con Morón hasta el antiguo límite con Flores, no podrán llevar la leña cruzada saliendo más de una vara por costado.

 

Artículo 7.-Los carros que se encajen y tuvieran que abrir pozo a pala compondrán los pozos antes de marchar.

 

Artículo 8.-Dentro de los radios de las quintas de Ramos Mejía y San Justo, no podrán pastorearse tropas de noche.

 

Artículo 9.-Los contraventores a cualquiera  de los artículos anteriores pagarán una multa de diez pesos moneda nacional que ingresará a rentas Municipales.

 

Artículo 10.-El inspector Municipal y la Policía del Partido quedan encargados de hacer cumplir la presente Ordenanza que se colocará en los parajes públicos y regirá desde el 1 de enero de 1889.

 

Artículo 11.-Comuniquese, etc.

 

Dada en la sala de sesiones del H. Consejo Deliberante en San Justo, Matanza, a los doce días de Diciembre de mil ochocientos ochenta y ocho.

 

E. Martínez (Secretario)                        T. Ezcurra (Presidente del H.C.D.)

 

 

Bibliografía: Digesto Municipal editado en febrero de 1940. 

Fotografía: Gentileza del Sr. José E. Bardají (hijo).

 

Por Adolfo “Fito” Correa.