A los 160 años de la muerte de Don Justo Villegas.

0011

Hace 160 años fallecía en la ciudad de BSAS, un 20 de noviembre de 1850, a los 64 años de edad, don Justo Villegas. Si bien en las actas de sucesion, se menciona como fecha de fallecimiento el mismo día, pero de 1851, le creemos a la lapida puesta en su boveda en el cementerio de La Recoleta. (foto)-

 

Don Justo fue hijo de don Francisco Gutiérrez de Villegas y de doña María Ruiz de Gamas y nació en esta ciudad en 1786. Su padre fue Coronel de las Reales Fuerzas del Perú y Tesorero de las Cajas Reales, todo un personaje del poder colonial. De seguro Don Justo, ha sido testigo a sus 24 años, de los hechos de Mayo de 1810 y como tantas familias realistas, de buena posición, se acomodaron rapidamente a las nuevas realidades de la naciente republica. Estanciero y hombre influyente durante la época rosista, se asienta como propietario en La Matanza, a partir de noviembre de 1822, fecha en que compra tierras aquí a Doña María Josefa, Don Casimiro y Don Pedro Damian Gutierrez de Villegas, según consta en el acta de donación de tierras para la erección del pueblo de San Justo.

 

Se lo menciona como Jefe de la División Restauradora, formada por los escuadrones de Monte, Cañuelas y Matanza y Miembro de la Junta de los Representantes, aquellos que otorgaron plenos poderes a don Juan Manuel de Rosas y amigo del circulo intimo del Restaurador. Casado con una hermosa mujer de importante fortuna, doña María Salomé Cascallares Blanco, con quien tuvo 6 hijos, Petrona, Carmen, Angela, Emilio, Justo y la menor Mariana. También fue Juez de Paz de nuestro distrito en los años 1832-1833 y a su muerte, sus herederos en su nombre, donaron las tierras necesarias para la fundación del pueblo de San Justo, cabecera de el Partido de La Matanza, como así también una suma de dinero, para la ereccion de una parroquia.

0021

En aquella humilde Capilla, luego Parroquia, una de las hijas de don Justo, Angela Villegas y su esposo Alfredo Lahitte, alcanzaron en 1858 a ser padrinos del primer bautismo que allí se realizo y que consta en las actas liminares de nuestra hoy Catedral. También sus hijos varones, Emilio y Justo ejercieron actividad institucional en nuestro distrito. Emilio formo parte de la primer Corporación Municipal, años 1856/57, mientras que a Justo Villegas lo encontramos como Presidente del HCD, hacia fines del siglo 19.

 

Más allá de antinomias o simpatias, a don Justo le cupo la posibilidad de vivir el turbulento momento en que nacía nuestra patria, hace 200 años, y fue protagonista de importantes hechos posteriores, algunos nos alcanzan bien de cerca, como el de que, sus herederos, en su nombre, donaran las tierras para la fundación de nuestra ciudad que le rinde homenaje con el nombre de la ciudad y su Santo Patrono.

 

Es este un escueto recordatorio a la figura de don Justo Villegas, con los escasos datos con que contamos, a los 160 años de su fallecimiento, a quien este pueblo recuerda nombrándolo en calles e instituciones y formando parte de la historia matancera.

 

 

Bibliografía: Gentileza de descendientes.

                     Archivo sucesorio 1857-AGN.   

Fotos: Archivo CEHLAM. 

Por Adolfo “Fito” Correa.