“HISTORIAS” DE LA DIVISION DE LA MATANZA

division-del-partido-web

En los últimos años los matanceros hemos oído sobre las conveniencias y los perjuicios de dividir este histórico municipio. Pero los intentos por dividir La Matanza comenzaron hace casi 50 años y vamos a recordar cuál fue el primer intento por hacer de este distrito varias comunas.

 

Fue hacia mediados de 1964 cuando comenzó a asomar, con fuerza, el primer proyecto para la división. En aquella oportunidad tuvo su origen en las intenciones de algunos vecinos que procuraban crear cinco nuevos municipios. Hay que recordar que al frente del Palacio Municipal estaba Isidro Roberto Bakirdjian, hombre de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), y el gobernador era un correligionario suyo, Anselmo Marini.

 

Aquellos vecinos, nucleados en fuerzas vivas de Lomas del Mirador, Tapiales y Ramos Mejía, se envalentonaron ante la promulgación de una ley provincial que pretendía dividir los distritos entre Urbanos y Rurales. Fue por eso que recurrieron al gobernador Marini para avanzar con la idea. Estas movidas vecinales obligaron al Concejo Deliberante de La Matanza a expedirse con premura en referencia al tema. Los ediles locales rechazaron la desintegración en una sesión especial realizada el 29 de junio de aquel año.

 

Las discusiones alcanzaron un alto voltaje en el mundillo político y el Peronismo, prohibido, no se quedó de brazos cruzados. No fue sólo el movimiento obrero el que reaccionó, también se conformó una comisión cívica “para la defensa de la integridad geográfica del partido de La Matanza”. Esa comisión Pro Unidad del Distrito fue presidida por el doctor Enrique Eizaguirre y la integraba monseñor José Marcón.

 

¿De qué se trataba aquel proyecto? Desde la Legislatura provincial se promovía la idea de clasificar a los partidos entre urbanos (con fuertes núcleos poblacionales) y rurales (con zonas deshabitadas). Por su extensión, La Matanza iba a ser seccionada para separarla en esos dos rangos. Se pensaba dividirla en cinco municipios y hasta se habían elegido los nombres: Libertador, Ciudad General Belgrano, 1º de Mayo, 3 de Julio (fecha del fallecimiento de Hipólito Yrigoyen) y John F. Kennedy (La Legislatura provincial había sancionado una ley por la cual se homenajearía a John F. Kennedy bautizando con su nombre al próximo municipio que se creara en territorio bonaerense).

 

Por entonces se estimaba que en La Matanza habitaban más de 500.000 personas, contaba con 4.500 industrias y 18.000 comercios habilitados (1). Aquella puja se extendió por varios meses y en junio de 1965 -nuevamente y en forma unánime- todos los bloques del Concejo Deliberante dejaron sentada “su completa disconformidad con la proyectada división” del partido.

 

En ese marco se conformó un núcleo de “vecinos divisionistas” en Villa Madero y Tapiales que intensificaron sus labores para crear los nuevos municipios. Ante la insistencia de esos vecinos, la Comisión Pro-Unidad del Distrito organizó una manifestación de 250 personas que el 22 de septiembre de 1965 se movilizaron hacia la ciudad de La Plata. Existen registros fotográficos de aquella marcha en donde se ve a los manifestantes con banderas que le exigían al gobernador: “MATANZA NO DEBE SER DIVIDIDA”.

 

Pero al no obtener el consenso necesario, aquella idea divisionista se fue enfriando y se extinguió definitivamente con el golpe de Estado del 29 de junio del año siguiente que instaló en el gobierno nuevamente a los militares.

 

(1) Cifras oficiales brindadas por el intendente Bakirdjian en su mensaje de apertura de las sesiones del HCD el 1º de mayo de 1965.

 

 

Alejandro Enrique

Periodista e investigador