Hace 100 años nacía Monseñor Marcon.

marcon

Desde aquel lejano 11 de junio de 1909, hasta nuestros días quien hubiera podido imaginar, la fructífera vida de este hombre nacido en Mar del Plata, y llegado a nuestra ciudad en los primeros días de 1941, por el lapso de 6 meses, a sus 32 años de edad, y con la misión de comenzar su labor evangélica, restaurando el edificio parroquial, que por esos tiempos estaba cerrado por peligro de derrumbe de sus techos.

 

Nuestra Iglesia, se reparó, se amplio, se modificó en su interior y exterior y finalmente un 9 de agosto de 1944, sería bendecida por el Obispo, en tanto Monseñor Marcon ya colaboraba en la instalación del monumento al Libertador en nuestra plaza, que le tocaría bendecir a los pocos días  y de allí en más su presencia en cada avance de nuestra ciudad fue una constante.

 

Le toco llevar adelante su labor pastoral, en una época en que nuestro distrito crecía vertiginosamente y el no se conformaba con solo ver este crecimiento, sino que participaba activamente en su desarrollo. Fue impulsor de la instalación de industrias y bancos, a la vez que motorizaba la creación de parroquias en nuestros nuevos barrios y escuelas y hogares de ancianos y Caritas y decenas de emprendimientos que siempre lo contaron en las primeras líneas al momento de poner el hombro.

 

Nuestro Monseñor Marcon, Ciudadano Ilustre de La Matanza, desplegó una labor tan grande, que resulta imposible describir en este breve espacio. Fue enviado a San Justo por 6 meses y se quedo para siempre, casi 60 años de actividad religiosa y comunitaria y desde el 3 de agosto de 1999, descansa entre nosotros en el Santuario Nuestra Señora de Lourdes, según su expresa voluntad. A los 100 años de su nacimiento vaya este sentido reconocimiento a don José F. Marcon.

 

Por Adolfo “Fito” Correa.