Centenario de la capilla “San Rafael” 1912-2012

iglesia-foto-retocada1

No por nada suceden las cosas, la “iglesia vieja” como es también conocida por los castillenses, tiene una larga historia de tradición religiosa en el partido de La Matanza y es una de las capillas más antiguas de la zona. Aun antes de ser creada en su actual emplazamiento, este lugar en particular fue escenario de sucesos históricos interesantes que llevaron a su creación. En este mes de septiembre el templo festeja junto a sus vecinos su primera centuria.

Las tierras donde hoy se levanta la capilla fueron a fines de siglo XVIII propiedad de don Cecilio Sánchez y Velazco. El padre de Mariquita Sánchez de Thompson estableció en su chacra un pequeño oratorio. La propiedad es comprada iniciado el siguiente siglo por don Rafael Blanco quien bautiza la chacra como “Guadalupe”, debido a la devoción que sentía esta familia, de la elite porteña, por la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. Don Blanco al ser electo Alcalde de la Santa Hermandad en 1813 decide festejar el tercer aniversario de la Revolución de Mayo de 1810 en su chacra de La Matanza, festividad que en los años anteriores se había desarrollado en la iglesia y plaza de Morón. En aquel antiguo oratorio donde está hoy la iglesia San Rafael se reunieron por primera vez los vecinos matanceros y rogaron a Dios todo Poderoso por el triunfo de la causa que nos haría libres.

La propiedad es adquirida en 1827 por el general Matías Irigoyen de la Quintana, valiente marino argentino que al igual que muchos patriotas de la época, como por ejemplo el general José San Martín, comenzó su carrera militar en España y luego sintió el ardor de libertad corriendo por sus venas y pasó a defender la causa de su patria. Así, peleó en las guerras de la independencia, destacándose en la campaña a Montevideo. En su testamento redactado en 1839 describe la capilla como un sencillo cuarto “con una puerta y una ventana vidriada y pisos de ladrillos de barro con revoque de tierra y bosta”. Su nieto Matías Irigoyen y Varela en su testamento de 1879 deja como heredero de la propiedad a sus sobrinos Daniel y Francisco Posse debiendo estos en calidad de aceptación del legado “reconocer una capellanía fundada por los cónyuges Quintana en 1840”. Y deja la suma de $100.000 de moneda corriente a Daniel Tomás Posse “para la construcción de la Capilla que debe levantarse en la chacra Guadalupe”.

iglesia-35

Así es como pasan los años y su nieta, Sara Liliedal, esposa del doctor Rafael Castillo puede ver con sus propios ojos la materialización del deseo de Irigoyen. En su propiedad se levantó la capilla que en un principio se llamó Sagrada Familia, luego llamada Inmaculada Concepción y desde 1968 San Rafael (el Arcángel: que significa medicina de Dios) en homenaje al cura Luján R. Fontanela.

El proyecto se llevó a cabo en 1912, pero se formuló con años de antelación y comenzó a gestarse la construcción en 1911: el responsable del diseño y construcción de la capilla fue la empresa constructora: Francisco Ferraris e Hijos, constructores (argentinos). Se puede observar hoy en día en la pilastra derecha del portal de la fachada, a la altura de 2 metros aproximadamente, la inscripción del nombre de la empresa.

El estilo arquitectónico utilizado por sus constructores es un estilo sincrético, antonino con reminiscencias franciscanas, es decir gótico primordialmente, fusionado con románico.

La estructura original se conserva casi un 100%. Según el relevamiento que hicieron Sergio Negri y Claudia Infante relacionadas con la historia de la iglesia:“son pocas las modificaciones que se le han hecho a lo largo del tiempo; pero sería errado afirmar que su conservación es integral, pues ha sufrido algunas modificaciones: la cruz de hierro forjado original, que estaba apoyada sobre la parte superior del arco ojival de la fachada, fue remplazada por una industrializada. El techo de la sacristía originalmente de madera, fue remplazado por uno de loza de cemento. En el interior se agregaron escuadras para sostener la bóveda, se agregó cableado eléctrico para la iluminación y demás menesteres (en algunos casos se rompió la pared para introducir los caños que conducen el cableado, lo que resulta invasivo) y se cambió íntegramente el techo de chapa original por otro similar. Los baños originales que se encontraban atrás de la sacristía, fueron demolidos para construir el Centro Misionero Madres de Inmigrantes, Hermanas Misioneras Scalabrinianas”.

La “Iglesia Vieja” fue nombrada Monumento histórico municipal por el Honorable Concejo Deliberante del Partido de La Matanza el 10 de septiembre de 2001 y es un motivo de orgullo para todos los vecinos castillenses. ¡Feliz Centenario!

Dr. Leonardo A. Racedo.

Agradecimiento por datos aportados por Claudia Infante y Sergio Negri. Trabajo de investigación de la capilla San Rafael.

Archivo General de la Nación. Testamento de Matías Irigoyen Expediente 6418 (1879)

Historia del pueblo de Rafael Castillo, trabajo inédito Leonardo A. Racedo.

Archivo de la Junta Histórica de La Matanza. Sucesiones N 1011 del Gral. Matías. de Irigoyen (1839)