Archivo de Octubre de 2011

La Matanza de Villamayor y la guerra civil en el pago matancero

Jueves, 27 de Octubre de 2011

La historia argentina lamentablemente está escrita con sangre de hermanos a lo largo de todo el país. Los antiguos territorios de nuestro partido no fueron ajenos a estas luchas.

Rescatamos del olvido este hecho, despiadado y verdadero, que no deja de ser una demostración de heroísmo, coraje y honor con el cual cada facción defendió sus ideales.

costa2

El general Jerónimo Costa refriega su rostro cansado y melancólico, como tratando de comprender la noticia que su edecán le confirmaba. Se levanta raudamente de su asiento y mira el horizonte. Su vasta experiencia militar le indicaba que aquella columna de polvo, que se asemejaba a un gigante furioso, era el poderoso ejército de Buenos Aires que vendría a aplastar a sus aguerridas tropas rebeldes.

Sabía, mientras sus escasos 160 soldados se preparaban para lo que sería una batalla totalmente desigual, que en estos pagos de Matanza correría sangre de argentinos, su suerte ya estaba echada.

La acción se desarrolla en los campos de Villamayor cruzando el arroyo Morales(1). La caballada del general bebe a sorbos el agua del caluroso 31 de enero de 1856 que presagia lo inminente.

–Mi general -vuelve presuroso su edecán- Los porteños se aproximan y nuestros refuerzos no llegaron.

El jefe del reducido ejército Federal, arruga el papel que tiene en sus manos y lo deja junto a otro que descansan sobre su escritorio de campaña. Aquel escrito era la ley del Gobernador del Estado de Buenos Aires Pastor Obligado que ordenaba pasar por armas a todos los rebeldes que atentasen contra la seguridad de la provincia segregada(2).

Urgente reúne a su estado mayor, los coroneles León Benítez, Ramón Bustos y Juan Francisco Olmos a quienes les da la orden de preparar a los soldados para dar batalla.

La vanguardia de las tropas porteñas del coronel Emilio Conesa comandadas por el coronel Esteban García ya les pisaba los talones, no quedaba más remedio que pelear, si se quería tener una mínima esperanza. Ese era el momento indicado para intentar torcer la suerte de lo inevitable, ya que a pocos kilómetros de ese lugar se acercaba desde el norte a paso firme las tropas del coronel Bartolomé Mitre.

mitre

Por un instante el tiempo parece detenerse y el general Jerónimo Costa cree en su interior, que la causa que defiende es noble y justa, atempera su espíritu y deja fluir sus ansias de unir de una vez por todas a la Confederación Argentina con el Estado de Buenos Aires(3), sólo su sentimiento de patriotismo parece indestructible.

Su valor fue puesto a prueba mil veces, durante la guerra contra Brasil, volvió con el grado de capitán. Pasó a servir a Juan Manuel de Rosas e hizo campaña contra el general José María Paz, jefe de la Liga Unitaria en el interior y en 1833 realizó la Campaña al Desierto. En 1835 el Restaurador lo nombro comandante de la isla Martín García, tres años después la escuadra francesa atacó la isla y a pesar de tener órdenes de entregarla, el por ese entonces aguerrido coronel Costa la defendió heroicamente, batiéndose contra fuerzas muy superiores que finalmente se apoderaron de la isla. En reconocimiento al valor y la capacidad de combate el Capitán de Corbeta de la marina francesa Hipólito Daguenet le devolvió los prisioneros y la espada con una nota enviada a Rosas donde expresaba “los talentos militares del bravo Coronel Costa” posteriormente peleó contra el general Juan Galo Lavalle en Cagancha, Don Cristóbal, Sauce Grande y Quebracho Herrado. En Rodeo del Medio puso fin a la Coalición del Norte. Arroyo Grande y Caseros también vieron desplegar su coraje.

-Mi general, estamos listos.

Con estas palabras se envalentonó sabiendo que sería una parada brava

-Proceda - respondió Costa.

La fuerza del coronel García rompió fuego y aprovechando la ventaja numérica se llevó por delante a la tropa del general Costa, perdiendo en este acto 10 o 12 hombres entre ellos Ramón Bustos quien fue ultimado a lanzazos, Benítez quien demostró toda su audacia en la Batalla de Ituzaingó fue sacrificado de la misma manera después de entregar su espada.

El general Costa peleó como un león, sabía mientras veía caer a sus soldados(4), que todo estaba perdido, incluso su propia causa, incluso su propia vida.

Su cuerpo, ultimado a balazos, tocó el suelo asentando sus rodillas primero y luego sus manos que lentamente se hundían en el verde pasto del campo de batalla(5).

La matanza de Villamayor fue una muestra elocuente de la ferocidad de las guerras civiles que dejaron un recuerdo indeleble en nuestro pago.

Dr. Leonardo A. Racedo

mapa

(1) Cuando ocurrió este suceso los campos del señor Villamayor estaban situados en el partido de La Matanza. Años después pasó a ser parte del partido de Marcos Paz.

(2) Textual del documento: “Todos los individuos titulados jefes que hagan parte de los grupos anarquistas capitaneados por el cabecilla Costa y fuesen capturados en armas, serán pasados por las armas inmediatamente al frente de la División o Divisiones en campaña, previo los auxilios espirituales

(3) Recordemos que Buenos Aires había conformado un estado Independiente desde el 11 de septiembre de 1852 hasta la Batalla de Pavón cuando se reincorporó definitivamente al resto de las provincias.

(4) Conforme el acuerdo gubernativo, muchos de los oficiales que acompañaban fueron ejecutados y según una versión contemporánea indica que sólo 15 de los federales salvaron sus vidas. Entre estos está el Coronel Olmos quien gracias a una oportuna intervención de la señora Dolores Correa de Lavalle, viuda del general Lavalle, rogó clemencia para el antiguo camarada de su difunto esposo. Por el lado del ejército porteño no se sufrieron bajas.

(5) El cadáver del general Costa fue recuperado días después de la batalla por la señora Mercedes Ortiz de Rosas de Rivera, hermana de Juan Manuel de Rosas, según relata Doña Mercedes, debió de solicitar un permiso especial al gobernador Obligado para recoger los despojos que yacían en el campo de Villamayor a la merced de las alimañas y venganzas. Dichos campos eran linderos con la estancia E Pino (en Virrey del Pino) que fuera confiscada al caer su hermano y posteriormente vendida la familia Ezcurra.


Bibliografía.

- Isidoro J. Ruiz Moreno. Campañas Militares Argentinas. La política y la guerra.

Rebeliones y crisis internacional (1854-1865) tomo 3. Ed. Claridad 2008.

- José Maria Rosa. Historia Argentina Tomo VI ed. Oriente (1970)

- Crónica histórica Argentina. Tomo 4 Editorial Codex S.A. (1972)

- Martha Cambiasso. La Matanza de Villamayor. Nota publicada en el periódico La Voz el sábado 15 de noviembre de 2008.

El mítico Bar, “El Peligro” (Primeras imágenes)

Domingo, 9 de Octubre de 2011

bar-el-peligro-1

Frente del edificio “Bar El Peligro”

Una noche mágica de octubre, en que se presentaba en La Tablada el libro del CEHLAM. “ La Matanza, Historia de sus pueblos” por parte de  Marta Maldonado, quien es autora del capítulo de dicha localidad matancera, la buena fortuna quiso que nos encontráramos con don Osvaldo “Cacho” Mira, antiguo Tabladense convocado para ser distinguido como uno de sus referentes, de aquellos que vieron crecer estos barrios, hoy localidades de La Matanza.

Una vez en su casa, con sus relatos, nos hizo por instantes estar viviendo aquel lugar por donde trajinaban, ganado y reseros rumbo al matadero, una Av. Crovara despoblada y polvorienta, quinteros y sus quintas y sus carros y su vida rural hasta bien entrado el siglo XX. A la par de toda esta ruralidad, nos hablo de aquel mítico Bar El Peligro, que según su testimonio, tenía su ubicación original, donde hoy está la rotonda de Crovara y Mons. Búfano y nos mostró la foto que ilustra este articulo, que no solo muestra edificio y personajes de la época, también las raíces descubiertas de esos árboles, pues por allí el agua corría vertiginosamente.

bar-el-peligro-2

Enseres y familia de don Osvaldo “Cacho” Mira.  (Años del 20 al 30)

Nos relató de aquellos años en que el Bar El Peligro, regenteado por don José (Pepe) Memeo, era la parada obligada de reseros, consignatarios, de lugareños que encontraban allí un poco de esparcimiento. Su padre le contaba las cosas que  el hoy nos relata, y tuvo la gentileza de mostrarnos una herencia paterna, una vieja llave de aquellas puertas del bar que su padre conservo y el hoy la muestra como una joya…y tiene razón.

bar-el-peligro-3

Don Osvaldo “Cacho” Mira, junto a su nieta y…la llave. 

Agradecemos infinitamente su generosidad y su aporte, sobre todo, esa fantástica foto del Bar que modificaría su lugar y su edificio, a fines de la década del 30, y  que nos ayuda a conocer un poco más de la historia matancera y sus personajes a quienes queremos rescatarlos de un injusto olvido, de seguro lo volveremos a ver y a seguir escuchando esos relatos, que son la manera en que una generación le traslada a la siguiente vida y obra de quienes nos precedieron.

 

Fotos. Gentileza de Osvaldo Mira.

Por Adolfo “Fito” Correa.